Conferencias: "El mundo del idiota"
Dr. Narciso Pousa

"Acaso resulte cierto que está llamado a ser poeta. Entonces cargue con este, su destino; llévelo con su peso y su grandeza, sin preguntar nunca por el premio que pueda venir de afuera. Pues el hombre creador debe ser un mundo aparte, independiente, y hallarlo todo dentro de sí y en la naturaleza a la que va unido"

Rainer Maria Rilke. "Carta a un joven Poeta", 17 de febrero de 1903

Presentación de Ricardo Torres Medrano

Voy a tomar algunos elementos de Lógica para interpretar los razonamientos del Profesor Narciso Pousa, al menos para hilar premisas con el ánimo de obtener conclusiones satisfactorias, pues quisiera desentrañar algunos aspectos del artículo "El mundo del Idiota", publicado en LA PRENSA, el 26 de septiembre de 1993.

El término "idios", se considera aquí en el sentido de lo propio, como opuesto a lo espiritual; a su vez, "espíritu" en tanto cultura; la cultura que se manifiesta en el lenguaje; el lenguaje como herramienta de la comunicación; y la comunicación que nos brinda la comunión con otros. Pero, sin embargo, una comunión que nos aleja del aislamiento de lo propio.

Asimismo lo propio presupone límites. Pero, los límites demarcan nuestro universo, y nuestro universo genera contradictoriamente, ya no el universo sino lo particular, lo singular y limitado (¡vaya contradicción!).

Esta contradicción aparece en otra disciplina, me refiero a la Ética. La Ética, quizás nos plantea un desafío y a la vez una decisión ya que como actores en la escena humana, no podemos permanecer impávidos ante lo que sucede, y aunque así lo hiciésemos esa, en última instancia, sería también una actitud ética. Obviamente estaría alejada de una actitud generosa, que pretenda contemplar lo universal, pues sería una ética particular, egoísta, que estaría alejada de aquella "comunión".

La lucha por la igualdad de oportunidades es una gesta que, desde el punto de vista de la Filosofía, ha tenido diferentes cultores. Encontramos "el otro", lo opuesto, vemos su formulación en tanto que hombres pues todos somos distintos. Pero la sinrazón política y la tergiversación filosófica aparecen en dos dictaduras: la comunista y la fascista respectivamente.

La Ética nos propone el desafío de eliminar nuestras diferencias, pero requiere que nos convirtamos en protagonistas de nuestra escena, como si estuviésemos refiriéndonos a una obra teatral, pero con la diferencia de que esta es la escena humana.

¿Qué tiene el protagonista que no tiene el personaje secundario? Pues el cambio de actitud. No hay arrepentimiento sin cambio de actitud. No hay palabras que ofrezcan la verdad cuando nuestros hechos muestran una realidad que no se condice con el lenguaje. Relación entre hechos y palabras: he ahí una teoría de la Verdad.

La Ética nos impone límites. Los límites nos brindan seguridad, pero son también una comodidad, y un peligroso engaño, pues siempre puedo caer en el error de necesitar a alguien que me los recuerde.

La responsabilidad demanda una toma de conciencia. Según Henri Bergson, la conciencia es memoria. Pero la memoria exige omitir los "blancos de conciencia", los olvidos de conveniencia o, mejor dicho, los actos fallidos voluntarios.

Los límites están dentro de nuestra conciencia, y la elección consiste en reconocerlos o no, en darles lugar o en menospreciarlos, en superar intereses mezquinos o en alimentarlos. En definitiva, la decisión radica en aceptar el predominio de la Ética como herramienta del entendimiento y de la conciencia para discriminar el Bien del Mal.

En este mundo nos juzgan por nuestros hechos, en el "Mas Allá", en cambio nos van a juzgar por nuestras intenciones, que pueden ser mucho más graves y sin duda irrebatibles.

El mundo está lleno de "malos entendidos". Hay dos clases de malos entendidos: los que se refieren a los hechos y los que se refieren a las actitudes.

Los primeros quizás son más sencillos ya que mediante las herramientas de la Ciencia estamos en condiciones de dirimir cualquier diferencia, es decir, tal hecho permite tal o cual explicación científica. Luego, las limitaciones de nuestra percepción sensible o inteligible, son nuestras. Es cierto que la Ciencia es un compendio sistemático, producto también de la construcción humana, de su capacidad e incluso de sus propias limitaciones, pero el Hombre ha llegado a comprender que no es sensato hablar de una ciencia marxista o una ciencia del stablishment. La Ciencia es Ciencia o no lo es, y en definitiva pretende ser universal.

Hoy en día la actitud ética del hombre común no tiene esa pretensión.

El otro tipo de malos entendidos, gira en torno a nuestras actitudes, y esto significa que las diferencias ocasionadas tendrán su referencia a valores, muchos de los cuales tornan el acuerdo imposible, e incluso la comunicación problemática y hasta improbable. Pues ¿cómo hacemos para conciliar las diferencias entre escalas de valores culturalmente diferentes?

La respuesta quizás consiste en la posibilidad de una Ética Universal, a la manera de Max Scheler, pero esto requiere de un profundo esfuerzo individual y un acuerdo colectivo, con un auténtico compromiso con laverdad y con la intención, pero básicamente con la educación.

Max Scheler elabora una teoría de los valores y encuentra en la intención nada menos que valores. Los fenómenos se muestran afectivamente. Mediante la intencionalidad emocional descubre valores, en tanto esencias intuitivas y evidentes por si mismas de las que están más allá de cualquier interpretación Lógica. Los valores son intemporales y válidos por sí mismos, y están ordenados en una jerarquía. Con ello, forman una estructuraa priori.

Max Scheler defiende su concepción ética desde un punto de vista material, y cuya materia son, pues, los valores. En este sentido, los valores son intemporales, absolutos, objetivos y autónomos.

La captación de los valores, se lleva a cabo mediante una intuición, diferente de toda experiencia empírica y distinta de toda interpretación de carácter racional. Esta jerarquía de valores comienza a partir de los valores sensibles, captados a través de nuestros sentidos: (aquellos como agradable y desagradable); continúa con los valores vitales (como beneficiosa y perjudicial) y los espirituales (como son los estéticos y los cognoscitivos) y finaliza con los valores más elevados de la santidad.

En esta organización jerarquía, los valores aparecen organizados de forma polar, a modo de valor y disvalor, y son el fundamento de nuestra perspectiva de los bienes y los males. Es decir, lo agradable y lo desagradable; lo noble y lo vulgar; lo bello y lo feo, lo justo y lo injusto; lo verdadero y lo falso; lo sagrado y lo profano. Por lo tanto, una acción es buena o mala en función del orden jerárquico a priori de los valores.

Los valores son puesa priori. Y aunque en la historia y los pueblos cambien las costumbres y las apreciaciones sobre los valores, éstos son en definitiva absolutos, e intemporales. En consecuencia, estamos frente a una moral objetiva y no meramente relativa. Para Max Scheler los bienes y los males son dignos de estima o rechazo, pero el fundamento son los valores.

Así, el principio de esta concepción es el amor, y el valor moral de todas las acciones depende en última instancia de la aprehensión que hacemos de los valores.

Entonces, la moralidad de la acción se remite a una jerarquía de valores. Pero sin olvidar que cada persona, en tanto unidad de ser y de actos, realiza la intuición de los valores. Paralelamente, Max Scheler define "persona" como la concreción de sus actos basados en sus intenciones. En consecuencia, "ser es actuar" y no otra cosa.

Asimismo, la persona está en relación con su mundo que le es propio. Y, puesto que el ser humano depende de una colectividad o comunidad afín, existen mundos colectivos, como son la colectividad vital, la comunidad jurídica, la comunidad política o la colectividad religiosa, etc. Asimismo, todos estos mundos se pueden entender con respecto a correlación jerárquica, como dijimos más arriba.

De lo contrario una propuesta Ética que nos eleve como sociedad, a la manera que pretendemos. En la que el acuerdo científico permita el progreso, continuará siendo una utopía y una pérdida de tiempo.

Dentro de cinco días se cumple otro aniversario de un atentado infame. En definitiva, un crimen más en el cual las víctimas siguen siendo inocentes desprevenidos, contribuyentes, padres de familia, y personas ajenas a los técnicos del terror y de injuria.

Elespíritu es la clave, la comunicación la herramienta, y el compromiso es el inicio del cambio de actitud.

En definitiva, la Ética puede brindarnos una respuesta y una salida de estacaverna para ver con claridad los modelos, en lugar de atenernos y contentarnos con lo contingente, lo vano y carente de sentido, y alejado de lo universal, lo espiritual y lo auténtico.

La idea de orden y el sentimiento de humanidad son los dos principales conceptos que los japoneses retuvieron de la doctrina de Confucio que penetró en las islas con los monjes que llegaron de China.

-"Devolver el Bien a cambio del Mal ¿Qué piensa Ud. de esto?" Le preguntaron una vez a Confucio. -¿Y qué devolverías entonces a cambio del Bien? Repreguntó el maestro. -"Es necesario responder al mal siempre con la rectitud y al bien consecuentemente con el bien". Agregó y dio por finalizada la cuestión.

Nuevamente contamos con la valiosísima presencia del Prof. Dr. Narciso Pousa. Uds. saben que el Profesor tiene más de cincuenta y cinco años de docencia e investigación, y ha dictado todas las materias que pueden brindarse en una Facultad de Filosofía. Ha sido profesor titular en la U.N.L.P., en la U.B.A., en la Universidad de Rosario, en la de Bahía Blanca, etc. En la década del cuarenta asistió a los cursos de Jean Wahl en la Sorbona, luego de haber obtenido una beca de patrocinio de la República de Francia. Y además participó del cuerpo diplomático de la República Argentina.

Quisiera solicitares un fuerte aplauso para dar la bienvenida al Prof. Narciso Pousa, y para que nos acompañe a entrar en el recóndito "Mundo del idiota"...

Aplausos.




RDLPD Año XX

Río de la Plata Dojo en Facebook

Unión Argentina de Aikido Aikikai en Facebook

La Protectora